• sst-safework

La Silicosis, un asesino silencioso







A lo largo de la historia se han ido descubriendo numerosas enfermedades relacionadas con el mundo laboral, la evolución y la tecnología así como numerosos estudios han hecho que los avances tanto en los métodos diagnósticos y en los tratamientos hayan sido muy importantes. Una de ellas, la silicosis, es la que nos ocupará en el siguiente tema.

La Silicosis encabeza las listas de las enfermedades respiratorias de origen laboral en países en desarrollo. Pese a que los controles y el conocimiento de la enfermedad es importante, todavía se siguen observando formas graves en los trabajadores de determinados sectores. La silicosis es una enfermedad pulmonar irreversible y es considerada enfermedad profesional incapacitante en numerosos países.

Desde épocas muy antiguas se conocían los efectos nocivos que el aire contaminado producía en la salud de los hombres, sobre todo en la respiración. Ya en tiempos antes de Cristo, Hipócrates, célebre medico griego, encontró los primeros síntomas de dificultades respiratorias que afectaban a los trabajadores del metal.No fue hasta el año 1871 cuando Visconti utilizó el término de silicosis para definir la enfermedad.Ya en esa época, la minería del carbón estaba en pleno apogeo en diversos lugares de Europa, con lo que la presencia de la enfermedad en numerosas personas ya era evidente. Si bien todavía persiste en la actualidad, las mejoras en medidas preventivas y en técnicas de diagnóstico precoz han cambiado el panorama y hacen que cuando el mal aparece sea detectado rápidamente, haciendo posible que no pase de su fase menos grave, si bien es obligatorio alejar al trabajador del foco emisor y trasladarlo a otro lugar sin influencia.

Los síntomas típicos de la silicosis crónica (ahogos, tos fuerte e intensa debilidad general), no pudieron tratarse hasta que la llegada de los medicamentos contra la tos, broncodilatadores y tratamientos de aportación de oxígeno. Muchas veces no quedaba otra cosa que la resignación. Pero todo esto ya es historia.

Un hecho importante para el estudio, control y prevención de la enfermedad fue la inauguración en  la década de los 70 del Instituto Nacional de Silicosis en Oviedo.Pronto, las mejoras en la ventilación de los pozos, la inyección de agua y la obligatoriedad de medidas de protección/prevención hicieron que la silicosis fuese disminuyendo su fatal incidencia y los síntomas se han ido controlando en fases iniciales en la mayoría de los casos. Con la puesta en vigor en 1995 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, las empresas han ido extremando las medidas de protección, a la vez que los casos o sospechas de la enfermedad se han ido detectando de manera más precoz.

En el año 2001 se creó desde el Ministerio de Sanidad y Consumo el Protocolo de Vigilancia Sanitaria Especifica de silicosis y otras neumoconiosis, aplicables a todos los trabajadores expuestos a algún riesgo que pueda producir la enfermedad.

Pero…¿Qué es la silicosis?

La silicosis es una enfermedad ocupacional distribuida mundialmente, de afectación pulmonar. Del grupo de las neumoconiosis (enfermedades pulmonares secundarias causadas por inhalación de polvos orgánicos o partículas de carbón que conllevan inflamación del tejido pulmonar), incurable, incapacitante y a menudo mortal. Producida por contacto continuo al inhalar de un polvo que contiene pequeñas partículas de un material duro que se denomina sílice.Elsílice también puede ser causa de otro tipo de enfermedades como tuberculosis, bronquitis, cáncer de pulmón y enfermedades autoinmunes.

Cuando la persona respira polvo que contiene sílice, éste se deposita en los pulmones y produce inflamación y fibrosis de los tejidos pulmonares, afectando a su elasticidad, su estructura y por lo tanto a su función.

En el entorno laboral hay una serie de profesiones que deben considerarse como las máspropicias o con más posibilidades de contraer la enfermedad:

>       Construcción, albañilería

>       Minería

>       Trabajo en astilleros o ferrocarriles

>       Producción de detergentes o pinturas

>       Demolición de estructuras de hormigón

>       Aquéllascuya función sea la de cortar, aplastar, demoler, taladrar rocas

>       Aquéllas que trabajen con arena, grava, piedra, mampostería, mortero

>       Limpieza abrasiva, fundición o fabricación de vidrio o abrasivos

>       Agricultores; al remover la tierra aumenta la cantidad de polvo en el aire

Existen 3 formas de presentarse la enfermedad,

>       Silicosis crónica: se produce tras una exposición prolongada (entre 10 y 15 años);

>       Silicosis acelerada: se produce por exposiciones a grandes cantidades de sílice en un plazo que varía entre 5 y 15 años. Es intermedia entre la crónica y la aguda;

>       Silicosis aguda: la enfermedad aparece y evoluciona muy rápidamente. Una exposición intensa al polvo cargado de partículas de sílice puede generar la enfermedad en un año. Las consecuencias son bastante graves.

Es importante acudir a su médico cuando se presente algún síntoma propio de la enfermedad, entre los cuales podríamos destacar la disnea (sensación de falta de aire, dificultades para respirar),tos crónica, expectoración, astenia (sentimiento de debilidad general), pérdida de peso por pérdida de apetito, espiración prolongada, sudores intensos, fiebre, fatiga, dolores en el tronco, labios y lóbulos con coloración azul. Las complicaciones de estos síntomas pueden derivar en riesgo de tuberculosis y fibrosis masiva progresiva.

El diagnóstico de silicosis se hace con la presencia de:

>       Cuadro clínico compatible (previa exposición a sílice del paciente)

>       Pruebas de imagen: la radiografía simple suele ser suficiente(imágenes características)

>       Puede ser necesario recurrir a técnicas más precisas como el TAC. La biopsia pulmonar no suele ser necesaria.

La silicosis es incurable, no hay un tratamiento definitivo, de ahí la importancia de la prevención. Es fundamental detectarla precozmente y evitar la exposición al polvo de sílice, la única opción válida para la progresión.Lo más aconsejable para tratarla es a base de mucolíticos, broncodilatadores, oxigenoterapia y en casos determinados antibióticos. Se están realizando pruebas con nuevos tratamientos, sin demasiado éxito. Si la enfermedad se encuentra en un estado muy avanzado la única solución es un trasplante de pulmón.

Como hemos dicho anteriormente y debido a las características de la enfermedad, el tomar las correctas medidas preventivas así como la realización de exámenes de salud periódicos de los trabajadores se hacen imprescindibles para reducir la incidencia de la afección al máximo, y la forma más eficaz de evitar la aparición de la silicosis en los trabajadores.Independientemente de las medidas de seguridad generales (ventilación de los pozos, la inyección de agua…), para los trabajadores que estén expuestos durante su jornada laboral a respirar polvo que contenga o pueda contener sílice cristalina se hacen necesarias una serie de recomendaciones:

>       Higiene personal, mínima exposición: lavado de manos, bañarse y cambiarse de ropa al acabar la jornada. Dejar la ropa en el trabajo.

>       Evitar comer en lugares expuestos.

>       Reducir la cantidad de polvo en el ambiente:pueden utilizarse rociadores de agua. Disminuir en lo posible remover el polvo (perforadoras, sierras o taladros que humedezcan el polvo). Uso de campanas, extractores o colectores que ayuden a ventilar y mejorar el ambiente de trabajo.

>       ¡¡ojo!! a la ropa de trabajo: utilizar prendas protectoras y respiradores que se adapten convenientemente a la cara.

>       Realizarse los exámenes de salud periódicos.

>       Evitar fumar en el lugar de trabajo.

Óscar Galindo Correas Médico Especialista en Medicina del Trabajo Director de Salud Laboral UNIPRESALUD  

Señor ciudadano, para radicar una petición, queja, reclamo o denuncia, por favor haga clic aquí

Esperamos que éste Post  haya sido de utilidad

Síguenos en https://www.facebook.com/Sst.Safework/ 

Fuente: https://www.asuntoslegales.com.co/

#silicosis

2 vistas