Normas generales sobre riesgos físicos, en los establecimientos de trabajo. Titulo 3/ 2400/79

Normas generales sobre riesgos físicos, en los establecimientos de trabajo. Titulo 3/ 2400/79

CAPITULO 1

2.3.1 De la temperatura, humedad y calefacción.

Artículo 63. La temperatura y el grado de humedad del ambiente en los locales cerrados de trabajo, serán mantenidos,
siempre que lo permita la índole de la industria, entre los límites tales que no resulten desagradables o perjudiciales
para la salud.

Parágrafo. Cuando existan en los lugares de trabajo fuentes de calor, como cuerpos incandescentes, hornos de altas
temperaturas, deberán adaptarse dispositivos adecuados
para la reflexión y aislamiento de calor, y los trabajadores deberán utilizar los elementos
de protección adecuados, contra las radiaciones dañinas de cualquier fuente de calor.

Artículo 64. Los trabajadores deberán esta protegidos por medios naturales o artificiales de las corrientes de
aire, de los cambios bruscos de temperatura, de la humedad o sequedad excesiva. Cuando se presenten
situaciones anormales de temperaturas muy bajas o muy altas, o cuando las condiciones mismas de las
operaciones y/o procesos se realicen a estas temperaturas, se concederán a los trabajadores pausas o relevos
periódicos.

Parágrafos. Para realizar la evaluación del ambiente térmico se tendrá en cuenta el índice WBGT calculado con
temperatura húmeda, temperatura de globo y temperatura seca; además se tendrá en cuenta para el cálculo del
índice WBGT, la exposición promedia ocupacional. También se calculará el índice de tensión térmica, teniendo en
cuenta el metabolismo, los cambios por convección y radiación expresados en kilocalorías por hora. Para el cálculo
del índice de temperatura efectiva, se tendrá en cuenta la temperatura seca, la temperatura húmeda y velocidad del
aire.

Artículo 65. En los establecimientos de trabajo en donde se realicen operaciones o procesos a bajas
temperaturas (cuartos fríos, etc.), los patronos suministrarán a los trabajadores overoles de tela semipermeable
con relleno de material aislante, forro respectivo y cremallera, capucha del mismo material con espacio libre para los
ojos, nariz y boca, botas de caucho de media caña de tipo especial con cremallera para introducir los zapatos del
operario; dos guantes interior y exterior.

Parágrafo. En los cuartos fríos a temperaturas muy bajas entre 0°C y –20° centígrados o menores, los trabajadores no utilizarán zapatos con suela de caucho esponjosa; permanecerán dentro de los cuartos fríos por períodos cortos de dos a cuatro horas, por parejas, con descanso de una hora, y tomarán las precauciones para evitar entumecimiento y
contracción de los músculos faciales y de otras partes del cuerpo.
Artículo 66. Adyacentes a los sitios de trabajo con temperaturas elevadas se proporcionarán duchas con agua
fría y caliente, y facilidades para que los trabajadores puedan cambiar sus ropas al finalizar la jornada laborable.
Además se suministrará agua potable cerca a los sitios mencionados.

Artículo 67. La instalación de calefacción que se adopte ofrecerá garantías contra el peligro de incendio y el
desprendimiento de gases nocivos, y no habrá de perjudicar al
trabajador por la acción del calor radiante, ni por las corrientes de aire que pudieran producirse.

Artículo 68. En los locales de trabajo semiabiertos, tales como cobertizos, hangares, etc., se protegerá a los
trabajadores contra la acción del sol, las corrientes de aire, etc.

Artículo 69. Se tomarán las medidas adecuadas para controlar en los lugares de trabajo las condiciones de
temperatura ambiente, incluyendo el calor transmitido por radiación y convección-conducción, la humedad relativa
y el movimiento del aire de manera de prevenir sus efectos adversos sobre el organismo, y sobre la eficiencia de los
trabajadores.

CAPÍTULO II

2.3.2 De la ventilación.

Artículo 70. En los locales cerrados o en los lugares de trabajo y dependencias anexas, deberá renovarse el aire de
manera uniforme y constante con el objeto de proporcionar al trabajador un ambiente inofensivo y cómodo. Las entradas
de aire puro estarán ubicadas en lugares opuestos a los sitios por donde se extrae o se expulsa el aire viciado.

Artículo 71. En los lugares de trabajo en donde se efectúen procesos u operaciones que produzcan contaminación
ambiental por gases, vapores, humos, neblinas, etc., y que pongan en peligro no sólo la salud del trabajador, sino que
causen daños y molestias al vecindario, debe establecerse dispositivos especiales y apropiados para su eliminación
por medio de métodos naturales o artificiales de movimiento del aire en los sitios de trabajo para diluir o evacuar
los agentes contaminadores.

Artículo 72. Al usarse cualquier sistema de ventilación, deberá proporcionarse una o varias salidas del aire,
colocadas de preferencia en la parte superior de la edificación; el aire suministrado no deberá contener sustancias nocivas.
La descarga se localizará de tal manera que se evite la entrada de los agentes tóxicos por los dispositivos de admisión del
aire.

Parágrafo. La ventilación general se aplicará de preferencia para diluir sustancias no tóxicas , que se encuentren
en concentraciones relativamente bajas.

Artículo 73. En los lugares de trabajo o locales de servicio, la cantidad de aire que se debe suministrar teniendo en
cuenta el área del piso, se hará de acuerdo a la siguiente
tabla:

Lugar o tipos de ocupación                              Pies cúbicos aire/minuto/pié

Industria en general, que no desprendan
Agentes insalubres, tóxicos ni inflamables. 1
Garajes (ventilación mecánica)                      1
Gimnasios                                                           1.5
Sanitarios – Cuartos de baño                         3
Sala Carga de baterías                                      2
Comedores                                                         1.5
Cabinas para soldadura eléctrica                 50
Sala – limpieza abrasiva                                100

Parágrafo. Los demás lugares de trabajo u ocupaciones similares por sus operaciones, procesos o servicios a los
enumerados en la tabla anterior, se les suministrará la misma cantidad de aire por minuto y por pie cuadrado.
Artículo 74. En los establecimientos de trabajo donde se ejecuten operaciones, procesos y procedimientos que
den origen a vapores, gases, humos, polvos, neblinas o emanaciones tóxicas, se los eliminará en su lugar de origen por
medio de campanas de aspiración o por cualquier otro sistema aprobado por las autoridades competentes, para
evitar que dichas sustancias constituyan un peligro para la salud de los trabajadores y se tendrá en cuenta:

a) Que los conductores de descarga de los sistemas de aspiración, estén colocados de tal manera que no permitan la
entrada del aire contaminado al local de trabajo.

b) Que el aire aspirado de cualquier procedimiento, proceso u operación que produzca polvo, u otras emanaciones
nocivas, no se descargue a la atmósfera exterior en aquellos lugares en donde pueda ofrecer riesgo a la salud de las
personas sin antes haber sido sometido a previa purificación. Durante las interrupciones del trabajo se renovará la
atmósfera en dichos locales por medio de la ventilación exhaustiva cuando las condiciones del lugar lo requieran.

Artículo 75. Cuando se emplee sistemas de ventilación por extracción se utilizarán campanas o casillas que se
acoplen directamente, cubriendo totalmente el sitio de operación, y deberá existir en el interior de éstas una presión
negativa. En caso que se utilicen campanas con extracción frontal, lateral o suspendida, deberán estar lo más cerca
posible de la fuente contaminante y con capacidad necesaria para obtener la velocidad de control, evitando así la
dispersión del contaminante. Esas campanas deberán instalarse, en tal forma, que eviten que las corrientes de aire
contaminado pasen por la zona respiratoria del trabajador. La instalación de captación y de evacuación, en cuanto a sus
elementos, materiales de los mismos, disposición y funcionamiento, será de tal forma que ofrezca absolutas garantías de
seguridad.

Artículo 76. Las cocinas instaladas en los hospitales, hoteles, restaurantes, escuelas, fuentes de soda y otros sitios
de trabajo que no tengan ventilación natural adecuada, se ventilarán mecánicamente, extrayendo aire a razón de treinta
(30) cambios por hora como mínimo. Cualquiera que sea el sistema de ventilación general, deberán instalarse
campanas de aspiración.

Artículo 77. Cuando se opere con sustancias irritantes y nocivas, será necesaria la instalación de sistemas de
ventilación local exhaustivos. Requieren estos sistemas las operaciones de: pintura a pistola, soldadura en espacios
cerrados, limpieza abrasiva con arena, metalizado, molienda de material seco, desmoldeo de piezas fundidas, preparación
de arena de moldeo, galvanoplastia, recubrimiento metálico, desengrasado con solventes orgánicos, limpieza de metales
en tanques, secado de materiales silíceos, tamizado de materiales, envase y empaque de sustancias nocivas,
pulimento de piezas, fusión de plomo, cadmio, etc., manipulación de sustancias radiactivas en polvo, etc. Todas
las demás operaciones que la División de Salud Ocupacional, las clasifique como nocivas.

Artículo 78. Los sistemas de ventilación se mantendrán en todo momento en condiciones de perfecto
funcionamiento. Los colectores que retienen las sustancias molestas o nocivas y que evitan su dispersión en la
atmósfera general, serán descargados o renovados con la frecuencia debida para lograr una buena operación. Los
materiales recogidos en los colectores se dispondrán de tal manera que no constituyan peligro para la salud del personal.

CAPÍTULO III

2.3.3 De la iluminación.

Artículo 79. Todos los lugares de trabajo tendrán la iluminación adecuada e indispensable de acuerdo a la
clase de labor que se realice según la modalidad de la industria; a la vez que deberán satisfacer las condiciones
de seguridad para todo el personal. La iluminación podrá ser natural o artificial, o de ambos tipos. La iluminación
natural debe disponer de una superficie de iluminación (ventanas, claraboyas, lumbreras, tragaluces, techos en diente de serrucho, etc.) proporcionalmente a la del local y clase de trabajo que se ejecute, complementándose cuando sea necesario con luz artificial. Cuando no sea factible la iluminación natural, se optará por la artificial en cualquiera de sus formas y deberá instalarse de modo que:

a) No produzca deslumbramiento, a causa de reflexión del foco luminoso en la superficie de trabajo o foco luminoso en la línea de visión. b) No produzca viciamiento de la atmósfera del local, ni ofrezca peligro de incendio o sea perjudicial para la salud de los trabajadores.

Parágrafo. El número de focos, su distribución e intensidad estará en relación con la altura, superficie del local y
de acuerdo al trabajo que se realice.

Artículo 80. Se procurará que el trabajador no sufra molestias por la iluminación solar directa; para este fin es
indispensable utilizar un vidrio difusor, con coloración apropiada u otro dispositivo que evite el resplandor.

Artículo 81. Cuando se use iluminación suplementaria para las máquinas o aparatos, se ha de tener cuidado de que
tengan su pantalla adecuada siempre que no den lugar a la proyección de contrastes de luz y sombra.

Artículo 82. Los lugares de trabajo dentro del establecimiento, que ofrezcan mayor peligro de accidente,
deberán estar suficientemente iluminados, especialmente en aquellas operaciones o procesos en donde se manejen o
funcionen máquinas-prensas, troqueladoras, cizallas, trituradoras, inyectoras, extrusoras, sierras, etc.

Artículo 83. Se deberán tener en cuenta los niveles mínimos de intensidad de iluminación, ya sean medidas en
lux o en bujías/pie, de conformidad con la siguiente información:

a) Para trabajos que necesiten diferenciación de detalles extremadamente finos, con muy poco contraste y durante largos períodos de tiempo de 1.000 a 2.000 lux.
b) Para diferenciación de detalles finos, con un grado regular de contraste y largos períodos de tiempo de 500 a
1.000 lux.
c) Cuando se necesita diferenciación no moderada de detalles la intensidad de iluminación será de 300 a 500 lux.
d) Para trabajos con poca diferenciación de detalles la iluminación será de 150 a 250 lux.
e) En trabajos ocasionales que no requieren observación detallada la intensidad de iluminación será de 100 a 200
lux.
f) Zonas de almacenamiento, pasillos para circulación de personal, etc., con intensidad de iluminación de 200 lux.
g) Garajes, reparación de vehículos con iluminación de 1.000 lux.
h) Cuartos para cambios de ropas, con intensidad de 200 lux.
i) Trabajo regular de oficina, con intensidad de 1.500 lux.
j) Corredores, con intensidad de iluminación de 200 lux.
k) Sanitarios con intensidad de iluminación de 300 lux.
l) Bodegas, con intensidad de iluminación de 200 lux.

Parágrafo. Para los efectos de esta tabla, la unidad de medida será el lux, que se define como la intensidad producida
en una superficie por una bujía estándar colocada a un metro de distancia. La unidad de iluminación más
empleada es la BUJÍA-PIE, que se define como la iluminación que recibe una superficie de un pie cuadrado, en la
cual se distribuye un flujo de un lumen. Una bujía-pie equivale a 10.76 lux.

Artículo 84. Todas las ventanas, tragaluces, lumbreras, claraboyas y orificios por donde deba entrar la luz solar, así
como las pantallas, lámparas fluorescentes, etc., deberán conservarse limpios y libres de obstrucciones.

Parágrafo. Las ventanas, tragaluces, etc., se dispondrán en tal forma que la iluminación natural se reparta
uniformemente en los lugares de trabajo, instalándose cuando sea necesario, dispositivos que impidan el
deslumbramiento.

Artículo 85. La iluminación general de tipo artificial debe ser uniforme y distribuida adecuadamente de tal
manera que se eviten sombras intensas, contrastes violentos y deslumbramientos.

Parágrafo 1º. La relación entre los valores mínimos y máximos de iluminación, medida en lux, no será inferior a 0.8 para asegurar la uniformidad de iluminación de los lugares de trabajo.

Parágrafo 2º. Cuando en determinado trabajo se requiera iluminación intensa, ésta se obtendrá mediante
combinación de la iluminación general y la iluminación local complementaria, que se instalará de acuerdo con el
trabajo que se va a ejercer.

Artículo 86. En los establecimientos de trabajo en donde se ejecutan labores nocturnas, deberá instalarse un sistema de iluminación de emergencia en las escaleras y salidas auxiliares. Este sistema se instalará igualmente en los sitios de trabajo que no tengan iluminación natural.

Artículo 87. Se deberá tener en cuenta la calidad y la intensidad de la iluminación para cada tipo de trabajo. La
calidad de la iluminación se referirá a la distribución espectral brillos, contrastes, color, etc. La cantidad de
iluminación se referirá al tamaño y forma del objeto, al contraste, al tiempo disponible para ver el objeto, etc.

Parágrafo 1º. En todo lugar de trabajo se deberá disponer de adecuada iluminación, manteniendo dentro de los
límites necesarios los niveles de intensidad, relaciones de brillantes, contrastes de color y reducción de destellos
o resplandores para prevenir efectos adversos en los trabajadores y conservar apropiadas condiciones ambientales de
visibilidad y seguridad.

Parágrafo 2º. En los locales de trabajo, se permitirá el uso de lámparas fluorescentes, siempre que se elimine el efecto estroboscópico. (Se llama así, al efecto visual a través del cual, nos parece ver un cuerpo que gira como detenido, cuando lo iluminamos con una fuente de luz de rápida acción y que se apaga y enciende a la misma frecuencia que la velocidad de giro del cuerpo. ).

ILUMINACIÓN

CAPÍTULO IV

2.3.4 De los ruidos y vibraciones.

Artículo 88. En todos los establecimientos de trabajo en donde se produzcan ruidos, se deberán realizar estudios de
carácter técnico para ampliar sistemas o métodos que puedan reducirlos o amortiguarlos al máximo. Se
examinará de preferencia la maquinaria vieja, defectuosa, o en mal estado de mantenimiento, ajustándola o
renovándola según el caso; se deberán cambiar o sustituir las piezas defectuosas, ajustándolas correctamente; si es
posible, reemplazar los engranajes metálicos por otros no metálicos o por poleas montándolas o equilibrándolas bien.

Parágrafo. Los motores a explosión deberán estar equipados con silenciador eficiente. El nivel máximo admisible para ruidos de carácter continuo en los lugares de trabajo, será el de 85 decibeles de presión sonora, medidos en la zona en que el trabajador habitualmente mantiene su cabeza, el cual será independiente de la frecuencia (ciclos por
segundo o Hertz).

Artículo 89. En donde la intensidad del ruido sobrepase el nivel máximo permisible, será necesario efectuar un
estudio ambiental por medio de instrumentos que determinen el nivel de presión sonora y la frecuencia.

Artículo 90. El control de la exposición a ruido se efectuará por uno o varios de los siguientes métodos:

a) Se reducirá el ruido en el origen mediante un encerramiento parcial o total de la maquinaria, operaciones o
procesos productores de ruido, se cubrirán las superficies (paredes, techos, etc.), en donde se pueda reflejar el ruido con materiales especiales para absorberlos; se colocarán aislantes para evitar las vibraciones, se cambiarán o se sustituirán las piezas sueltas o gastadas; se lubricarán las partes móviles de la maquinaria.

b) Se controlará el ruido entre el origen y la persona, instalando pantallas de material absorbente; aumentando la
distancia entre el origen del ruido y el personal expuesto.

c) Se limitará el tiempo de exposición de los trabajadores al ruido.

d) Se retirarán de los lugares de trabajo a los trabajadores hipersensibles al ruido.

e) Se suministrarán a los trabajadores los elementos de protección personal, como tapones, orejeras, etc.

Artículo 91. Todo trabajador expuesto a intensidades de ruido por encima del nivel permisible, y que esté
sometido a los factores que determinan la pérdida de la audición, como el tiempo de exposición, la intensidad o presión sonora, la frecuencia del ruido, la distancia de la fuente del ruido, el origen del ruido, la edad, la susceptibilidad, el carácter de los alrededores, la posición del oído con relación al sonido, etc., deberá someterse a exámenes médicos periódicos que incluyan audiometrías semestrales, cuyo costo estará a cargo de la empresa.

RUIDO

Artículo 92. En todos los establecimientos de trabajo donde existan niveles de ruido sostenido, de frecuencia
superior a 500 ciclos por segundo e intensidad mayor de 85 decibles, y sea imposible eliminarlos o
amortiguarlos, el patrono deberá suministrar equipo protector a los trabajadores que estén expuestos a esas
condiciones durante su jornada de trabajo; lo mismo que para niveles mayores de 85 decibeles,
independientemente del tiempo de exposición o la frecuencia. Para frecuencias inferiores a 500 ciclos por segundo, el límite superior de intensidad podrá ser hasta de 85 decibeles.

Parágrafo 1º. En las oficinas y lugares de trabajo en donde predomine la labor intelectual, los niveles sonoros
(ruido) no podrán ser mayores de 70 decibeles, independientemente de la frecuencia y tiempo de exposición.

Parágrafo 2º. Cuando las medidas precedentes resultaren insuficientes para eliminar la fatiga nerviosa, u otros trastornos orgánicos de los trabajadores producidos por el ruido, se les concederá pausas de reposo sistemático o de rotación en sus labores, de manera de evitar tales trastornos.

Artículo 93. En los lugares de trabajo en donde se produzcan vibraciones por el uso de aparatos, equipos, herramientas,
etc., que den origen en los trabajadores a síntomas de alteraciones vasomotoras, alteraciones en los huesos y
articulaciones, signos clínicos neurológicos, etc., se deberán tener en cuenta los siguientes métodos para su control.

a) Se mejorarán los diseños de las herramientas, máquinas, equipos, aparatos productores de vibraciones (forma,
soporte, peso, etc.), o se suprimirá su uso en cuanto sea posible.
b) Se entrenará al personal sobre la manera correcta en su utilización y manejo para
evitar esfuerzos inútiles o mal dirigidos.
c) Se hará selección del personal, rechazando para tales trabajos a sujetos deficientes.
d) Se reducirá la jornada de trabajo o se rotará al personal expuesto a las vibraciones para prevenir las lesiones.

Artículo 94. Los conductos con circulación forzada de líquidos o gases, especialmente cuando estén conectados
directamente con máquinas que posean órganos en movimiento, estarán provistos de dispositivos que impidan la
transmisión de las vibraciones que generan aquellas.

Artículo 95. Las máquinas y herramientas, que originen trepidaciones, tales como martillos, neumáticos,
apisonadoras, remachadoras, compactadoras, trituradoras de mandíbula o similares, deberán estar provistas de
horquillas u otros dispositivos amortiguadores y al trabajador que las utilice se le proveerá de equipo de
protección personal para su atenuación.

Artículo 96. El anclaje de máquinas y aparatos que produzcan ruido, vibraciones o trepidaciones, se realizará
con las técnicas más eficaces, a fin de lograr su óptimo equilibrio estático y dinámico.

Parágrafo. Se prohíbe instalar máquinas o aparatos ruidosos adyacentes a paredes o columnas, cuya distancia a éstas no podrá ser inferior a un (1) metro.

CAPÍTULO V

2.3.5 De las radiaciones ionizantes.

Artículo 97. DEFINICIONES. Los términos utilizados en el presente capítulo, tienen el siguiente significado:

Radiaciones ionizantes. Son radiaciones electromagnéticas o corpusculares capaces de producir iones, directa o
indirectamente, a su paso a través de la materia y comprende las radiaciones emitidas por los tubos de rayos X y los
aceleradores de partículas, las radiaciones emitidas por las sustancias radiactivas, así como los neutrones.

Las radiaciones ionizantes son aquellas capaces de emitir electrones orbitales, procedentes de átomos ordinarios
eléctricamente neutros, que dejan tras sí iones de carga positiva. Los electrones así proyectados pueden causar a su
vez nueva ionización por interacción con otros átomos neutros. Las radiaciones ionizantes, algunas de naturaleza
corpuscular, que son las que se encuentran con mayor probabilidad en los trabajos científicos, médicos, industriales
y de energía atómica, son las siguientes: Rayos X, Rayos Gamma, Rayos Beta, partículas alfa, neutrones.

Radiactividad. Desintegración espontánea de un núclido.

Núclido. Especie atómica caracterizada por un número másico, su número atómico y, cuando sea necesario, por su
estado energético.

Fuente. Aparato o sustancia capaz de emitir radiaciones ionizantes.

Actividad. Número de desintegraciones espontáneas por unidad de tiempo.

Actividad específica. Número de desintegraciones por unidad de tiempo y por unidad de masa de materia.

Radiotoxicidad. Toxicidad atribuible a las radiaciones emitidas por una sustancia radiactiva en el organismo.

Sustancia radiactiva. Toda sustancia constituida por un elemento químico radiactivo cualquiera, natural o artificial,
o que contenga tal elemento.

Fuente precintada. Toda fuente radiactiva de radiaciones ionizantes sólidamente incorporada a metales precinta
dentro de una cápsula o recipiente análogo que tenga una resistencia mecánica suficiente para impedir la
dispersión, a consecuencia del desgaste, de la sustancia radiactiva en el local o lugar de trabajo en que se encuentre la fuente.

Compuesto luminiscente. Todo material luminiscente que contenga una sustancia radiactiva.

Peligro de radiación. Son los riesgos para la salud resultantes de la irradiación, puede deberse a una irradiación externa
o radiaciones emitidas por sustancias radiactivas presentes en el organismo.

Irradiación externa. Son las radiaciones recibidas por el organismo y provenientes de fuentes situadas fuera de éste.

Irradiación interna. Son las radiaciones recibidas por el organismo y provenientes de fuentes situadas en el interior
del mismo.

Radiación natural. Esta puede ser:

a) Una radiación externa de origen terrestre (como las emitidas por los radioisótopos presentes en la corteza
terrestre y en el aire).
b) Una radiación interna (por ejemplo, las emitidas por los radioisótopos como potasio-40 y carbono-14 que representan un pequeño porcentaje del potasio y del carbono y que son componentes normales del organismo y por otros isótopos como el radio-226, el thorio-232 y sus productos de desintegración, provenientes del medio ambiente).

Contaminación radiactiva. Es la adición de sustancias radiactivas a una materia o ambiente cualquiera
(atmósfera, agua, local, objeto, organismo vivo, etc.); en el caso particular de los trabajadores, comprende tanto
la contaminación interna realizada por cualquier vía (respiratoria, digestiva, percutánea, etc.).

Dosis Absorbida. Es la cantidad de energías emitida por las partículas ionizantes por unidad de masa de la sustancia
irradiada en el punto considerado, cualquiera que sea la naturaleza de la radiación ionizante utilizada.

Eficiencia biológica relativa (E.B.R.) o factor de calidad (F.C.). Es el factor de comparación de la eficiencia o
calidad de las dosis de radiaciones absorbidas emitidas por diferentes tipos de radiaciones.

Dosis de exposición a los Rayos X o Rayos Gamma. Es la medida de radiación en un punto determinado a partir de las propiedades ionizantes de ésta.

Rem. Es la unidad de dosis biológica que equivale al Rad multiplicado por la eficiencia biológica relativa o factor de
calidad.

Rad. Es una unidad de absorción de radiaciones y se define como la dosis absorción de cualquier radiación nuclear que se acompaña por la liberación de 100 ergios de energía por gramo de materia absorbente. Para los tejidos blandos la
diferencia entre el Rep y Rad es tan baja que se considera para fines prácticos el valor de la unidad.

Rep. Es la dosis de absorción, equivalente a la dosis de exposición de un roentgen que libera 97 ergios de energía por
gramo de materia.

Roentgen. Es una dosis de exposición a la radiación X o gamma que en condiciones normales de presión y
temperatura produce en 0,001293 gramos de aire una ionización de una carga electrostática de cualquier signo, o sea la “dosis de exposición”. El roentgen mide la cantidad de rayos X o gamma absorbidos y determina la capacidad de
las radiaciones X y gamma de ionizar el aire, usándose para medir la cantidad de radiaciones absorbidas por los
seres humanos.

Curie. Es la unidad de radiactividad equivalente a la emitida por un gramo de radio; o también la cantidad de un
núclido radiactivo cualquiera cuyo número de desintegraciones por segundo es de 3.700 x 1010.

Radiaciones ambiente natural. Son las radiaciones ionizantes recibidas por el organismo y provenientes de
fuentes naturales, tales como la radiación cósmica, la radiactividad del medio ambiente y el potasio radiactivo
contenido en el organismo.

Artículo 98. Todas las radiaciones ionizantes tales como rayos X, rayos gamma, emisiones beta, alfa, neutrones,
electrones y protones de alta velocidad u otras partículas atómicas, deberán ser controladas para lograr niveles de
exposición que no afecten la salud, las funciones biológicas, ni la eficiencia de los trabajadores de la población general.

Parágrafo 1º. El control de estas radiaciones ionizantes se aplicará a las actividades de producción, tratamiento,
manipulación, utilización, almacenamiento y transporte de fuentes radiactivas naturales y artificiales, y en la
eliminación de los residuos o desechos de las sustancias radiactivas, para proteger a los trabajadores profesionales
expuestos, y a los trabajadores no expuestos profesionalmente, pero que permanezcan en lugares
contaminados por radiaciones ionizantes o sustancias radiactivas.

Parágrafo 2º. La dosis acumulativa de exposición por parte de los trabajadores, incluyen las absorbidas a consecuencia de la radiación interna y de la radiación externa y las debidas a la radiación natural.

Parágrafo 3º. En todos los sitios de trabajo en donde exista exposición a cualquier forma de radiación ionizante, la
exposición no sobrepasará los límites fijados por la Comisión Internacional de Protección Radiológica.

Artículo 99. Se prohíbe a los varones menores de dieciocho (18) años, a las mujeres menores de veintiún (21) años, a
las casadas en edad de procrear, y a las solteras tres (3) meses antes de contraer matrimonio, realizar trabajos expuestos a radiaciones en dosis superiores a 1.5 Rems al año.

Artículo 100. Los trabajadores dedicados a operaciones o procesos en donde se empleen sustancias radiactivas, serán sometidos a exámenes médicos a intervalos no mayores a seis (6) meses, examen clínico general y a los exámenes complementarios.

Artículo 101. Toda persona que por razón de su trabajo esté expuesta a las radiaciones ionizantes llevará consigo un
dispositivo, dosímetro de bolsillo, o de película, que permita medir las dosis acumulativos de exposición.

Parágrafo. Las dosis debidas a las radiaciones externas se evaluarán con ayuda del dosímetro de película que los
trabajadores llevarán constantemente mientras se encuentren en la zona vigilada. Deberán usarse además dosímetros
de cámara cuando la autoridad competente lo disponga. La determinación de la dosis de exposición, deberá ser efectuada
como mínimo mensualmente.

Artículo 102. La dosis máxima admisible o dosis total acumulada de irradiación por los trabajadores expuestos, referida
al cuerpo entero, gónadas, órganos hematopoyéticos y cristalinos, no excederán del valor máximo admisible calculado,
con ayuda de la siguiente fórmula básica: D=5 (N-18), en la que D es la dosis en los tejidos expresada en Rems y
N es la edad del trabajador expresada en años.

Artículo 103. Si la dosis acumulada no excede del valor máximo admisible hallado en la fórmula básica del artículo
anterior, un trabajador podrá recibir en un trimestre una dosis que no exceda de 3 Rems en el cuerpo entero, las gónadas,
los órganos hematopoyéticos y cristalinos. Esta dosis de 3 Rems puede recibirse una vez al año, pero debe evitarse en
lo posible, en el caso de mujeres en edad de procrear.

Artículo 104. Los trabajadores cuya exposición se haya venido ajustando a la dosis máxima admisible de 0.3
Rems semanales que ha fijado la C.I.P.R. (Comisión Internacional de Protección Radiológica), y que de esta
manera haya acumulado una dosis superior a la permitida por la fórmula, no deberán quedar expuestos a dosis
superiores a 5 Rems anuales hasta que la dosis acumulada en un momento dado resulte inferior a la permitida por la
fórmula.

Artículo 105. Si por su ocupación un trabajador quedase directamente expuesto a las radiaciones antes de alcanzar los
dieciocho (18) años de edad, y a condición de que se cumpla lo dispuesto en la fórmula básica, y la dosis máxima en
otros órganos, la dosis recibida por el cuerpo entero, las gónadas, los órganos hematopoyéticos o los cristalinos no
excederá de 5 Rems anuales hasta la edad de 18 años, y la dosis acumulada hasta los 30 años no será superior a 60
Remes.

Parágrafo. Por lo que respecta a otros órganos que no sean las gónadas, los órganos hematopoyéticos, y los
cristalinos, un trabajador no recibirá en un trimestre una dosis superior a los siguientes valores:

En cualquier órgano considerado por separado con excepción de las Gónadas, los órganos hematopoyéticos, los
cristalinos, los huesos,
La tiroides o la pies, se admitirá una dosis de 4 Rems

En huesos, se admitirá una dosis de 8 Rems.

En tiroides, se admitirá una dosis de 8 Rems.

En piel de las distintas partes del cuerpo se admitirá una dosis de 8 Rems.

Manos, antebrazos, pies y tobillos, se admitirá una dosis de 10 Rems.

Artículo 106. Todo equipo, aparato o material productor de radiaciones ionizantes se deberá aislar de los lugares de
trabajo o de los lugares vecinos, por medio de pantallas protectoras, barreras, muros o blindajes especiales para
evitar que las emanaciones radiactivas contaminen a los trabajadores o a otras personas.

Artículo 107. La protección contra las radiaciones externas se efectuará por los siguientes métodos:

a) Se aumentará la distancia entre el origen de la radiación y el personal expuesto, de acuerdo a la Ley del Cuadrado
Inverso (la intensidad de radiación de una fuente puntual varía inversamente con el cuadrado de la distancia a
la fuente), para la reducción de la intensidad de la radiación, para los puntos de origen de las radiaciones de
rayos X, gamma o neutrones.
b) Se instalarán pantallas o escudos para la detención de las radiaciones.
c) Se limitará el tiempo de exposición total para no exceder los límites permisibles de radiación en un lapso
dado.

Artículo 108. La prevención de los riesgos de la radiación interna para controlar la contaminación del
ambiente y del trabajador se efectuará de acuerdo a las siguientes medidas.

a) Se usarán dispositivos protectores y se emplearán nuevas técnicas e instrumental adecuado de manipulación.
b) El polvo no deberá ponerse en suspensión al eliminar el barrido en seco, o al usar filtros de aire.
c) Los trabajos de laboratorio con materiales radiactivos se llevarán a cabo en campanas adecuadamente diseñadas para
evitar la contaminación aérea.
d) El aire extraído deberá ser filtrado, y si fuera necesario lavado para evitar posible riesgo público.
e) La ropa protectora deberá lavarse para evitar que la ropa de calle se contamine.
f) Para prevenir la inhalación de materiales radiactivos, los respiradores deberán ser utilizados en los trabajos de
emergencia y en las áreas donde la concentración de partículas sobrepase el máximo permisible.
g) Estará estrictamente prohibido comer y fumar en los lugares en donde pueda haber materiales radiactivos, para evitar el riesgo por ingestión; no se introducirán en los locales donde existan o se usen sustancias radiactivas, alimentos,
bebidas o utensilios para tomarlas, artículos de fumador, bolsas de mano, cosméticos u otros objetos para aplicarlos,
pañuelos de bolsillo o toallas (salvo las de papel).
h) El proyecto, diseño y construcción de laboratorios deberá ser tal que, si se presentara el caso de una
descontaminación ésta pueda ser fácilmente realizada, se puedan cubrir las paredes pisos, cielo-rasos y muebles
con un material que pueda ser removido e instalado cómodamente.
Artículo 109. Se suministrará al personal encargado de operar los equipos o de manejar sustancias que producen
radiaciones ionizantes en trabajos de laboratorio, en instalaciones de rayos X, en la fabricación de pinturas
luminosas, en los trabajos radiográficos con rayos gamma, en los establecimientos industriales (gammagrafía), etc., los elementos de protección individual que contribuyan a reducir la exposición, como guantes con mangas fabricados
de caucho plomizo, delantales de caucho plomizo, anteojos especiales, gorros de caucho plomizo, etc., de
acuerdo con las normas internacionales sobre protección contra las radiaciones ionizantes.

CAPÍTULO VI

2.3.6 Radiaciones no ionizantes.

Ultravioletas, infrarrojas y radio-frecuencia.

Artículo 110. Definiciones. Los términos utilizados en el presente capítulo, tienen el siguiente significado:

Radiaciones ultravioletas. Son aquellas radiaciones comprendidas entre el intervalo del espectro solar que se extiende desde la más larga longitud de onda de los rayos X, y la más corta longitud de onda del espectro visible, y cuya longitud de onda es menor de 3.800 A° (Ángstrom = 10-8 cm.).

Radiaciones infrarrojas. Las radiaciones infrarrojas son aquellas situadas al otro lado del rojo visible en el espectro
solar y cuya longitud de onda es mayor de 7.800 A° (Ángstrom).

Radiaciones de radio-frecuencia. Es la radiación electromagnética cuya longitud de onda está comprometida entre
1 mm y 3.000 metros.

Artículo 111. En los trabajos de soldaduras u otros que conlleven el riesgo de emisión de radiaciones ultravioletas en
cantidad nociva, se tomarán las precauciones necesarias para evitar la difusión de dichas radiaciones o disminuir su
producción, mediante la colocación de pantallas alrededor del punto de origen o entre éste y los puestos de
trabajo. Siempre deberá limitarse al mínimo la superficie sobre la que incidan estas radiaciones.

Artículo 112. Como complemento de la protección colectiva se dotará a los trabajadores expuestos a radiaciones
ultravioletas, de gafas o máscaras protectoras con cristales coloreados, para absorber las radiaciones, guantes o
manguitos apropiados y cremas aislantes para las partes que queden al descubierto.

Artículo 113. Las operaciones de soldadura por arco eléctrico se efectuarán siempre que sea posible, en
compartimientos o cabinas individuales y si ello no es factible se colocarán pantallas protectoras movibles o
cortinas incombustibles alrededor de cada lugar de trabajo. Los compartimientos deberán tener paredes interiores que
no reflejen las radiaciones y pintadas siempre de colores claros.

Artículo 114. Todo trabajador sometido a radiaciones ultravioletas en cantidad nociva será especialmente instruido, en
forma repetida, verbal y escrita de los riesgos a que está expuesto y medios apropiados de protección. Se prohíbe estos
trabajos a las mujeres menores de veintiún años (21) y a los varones menores de dieciocho (18) años.

Artículo 115. En los lugares de trabajo en que exista exposición intensa de radiaciones infrarrojas se instalarán, tan
cerca de la fuente de origen como sea posible, pantallas absorbentes, cortinas de agua u otros dispositivos
apropiados para neutralizar o disminuir el riesgo.

Artículo 116. Los trabajadores expuestos a intervalos frecuentes a estas radiaciones serán provistos de equipos de
protección ocular. Si la exposición a radiaciones infrarrojas intensas es constante, se dotará además a los trabajadores,
de casquetes con visera o máscaras adecuadas, ropas ligeras y resistentes al calor, manoplas y calzado que no se
endurezca o ablande con el calor; los anteojos protectores deberán ser coloreados y de suficiente densidad para absorber
los rayos.

Artículo 117. Se adoptarán las medidas de prevención médicas oportunas, para evitar la insolación de los trabajadores
sometidos a radiación infrarroja, suministrándoles bebidas salinas y protegiendo las partes descubiertas de su cuerpo con
cremas aislantes del calor.

Artículo 118. En aquellas operaciones o procesos en donde se produzcan radiaciones infrarrojas, no se permitirá el
trabajo a los menores de dieciocho (18) años, y a las personas que padezcan enfermedades cutáneas o pulmonares
en procesos activos.

Artículo 119. En los lugares de trabajo en donde se produzcan o emitan radiaciones de radio-frecuencia o se manejen
aparatos o equipos que generen o emitan dichas radiaciones, no se permitirá que los trabajadores estén expuestos
a una cantidad de potencia por unidad de superficie mayor de diez (10) miliwatios por centímetro cuadrado.
Esta cantidad de radiación se refiere a recepción a nivel de piel y por cualquier longitud de exposición.

Parágrafo. Por períodos de un máximo de seis (6) minutos, se permitirá una exposición de los trabajadores a la radiación
de radio- frecuencia hasta un valor de energía de un (1) miliwatio por hora y por centímetro cuadrado. Esta cantidad de radiación se refiere a nivel de piel.

Artículo 120. Los trabajadores dedicados a actividades relacionadas con las telecomunicaciones, como
radiodifusoras, televisión, radiotelefonía, telegrafía, telefonía, retransmisiones y similares; que laboren con equipos
de diatermia, calefacción por inductancias, etc., y otras actividades donde se produzcan o emitan radiaciones de
radiofrecuencia, serán sometidos a exámenes médicos a intervalos no mayores de seis (6) meses, examen clínico
general, y a los exámenes complementarios.

 

Señor ciudadano, para radicar una petición, queja, reclamo o denuncia, por favor haga clic aquí

Esperamos que éste Post  haya sido de utilidad

Síguenos en https://www.facebook.com/Sst.Safework/ 

 

Añade un comentario público…

Loading Facebook Comments ...