Salud en el trabajo: importancia de las pausas activas

Salud en el trabajo: importancia de las pausas activas

Las pausas activas son una herramienta necesaria para mejorar las condiciones de salud en el trabajo y evitar el sedentarismo laboral; su ejecución permite disminuir las probabilidades de sufrir enfermedades profesionales.

Las pausas activas son descansos transitorios dentro de la jornada laboral que se ejecutan mediante la realización de ejercicios físicos y mentales con el fin de recuperar energía. Esta serie de ejercicios se realizan para reducir la fatiga laboral y para que el cuerpo no se vea afectado con el tiempo corriendo el riesgo de sufrir una posible enfermedad laboral o algún accidente de trabajo que genere una discapacidad en ocasión del trabajo que se venía desarrollando.

En nuestro país, la Ley de Obesidad, Ley 1355 del 2009, en el artículo 5 en relación a las estrategias para promover la actividad física, indica que el Ministerio de la Protección Social, hoy Ministerio de Salud y Protección Social, reglamentó mecanismos para que en todas las empresas del país se promuevan espacios durante la jornada laboral para la realización de pausas activas que incluyan a todos los empleados, y que para ello se contará con la ayuda y el apoyo de las administradoras de riesgos laborales.

Estos descansos transitorios son herramientas vitales para la salud en el trabajo, pues contribuyen a prevenir enfermedades y discapacidades mediante la actividad mental y física. La pausa activa o gimnasia laboral cumple la función de aliviar la tensión de diversos músculos del cuerpo, mejorar la movilidad articular, corregir la mala postura, disminuir cargas osteomusculares por mantenimiento de posiciones prolongadas, eliminar la falta de concentración y el mal humor, suspender momentáneamente las actividades que involucren movimientos repetitivos, etc.

La Organización Mundial de la Salud –OMS– argumenta que la inactividad física es todo lo contrario a realizar “cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos, con el consiguiente consumo de energía. Ello incluye las actividades realizadas al trabajar, jugar y viajar, las tareas domésticas y las actividades recreativas”. De tal manera, esta incrementa significativamente las causas de sufrir enfermedades no transmisibles, e indica que una de las razones que la genera es el sedentarismo laboral, comprendido como la inactividad o falta de actividad física regular ocasionada por el desempeño de tareas relativas al trabajo.

Las pausas activas han sido una de las principales herramientas de la seguridad y salud en el trabajo para promover actividad física enfocada a realizar estiramientos y ejercicios que propicien cambios de posición y y/o movimientos repetitivos durante la jornada laboral. Para clarificar algunos aspectos sobre el tema, respondamos los siguientes interrogantes:

¿Quiénes deben realizar las pausas activas?

Como se mencionó anteriormente, la Ley 1355 del 2009 indica que todos los empleados (dependientes o independientes) que realicen una labor continua por más de 2 horas, deberán realizar las pausas activas. El empleador deberá otorgar las autorizaciones que permitan desarrollar este espacio, pues dentro de sus deberes se encuentra procurar el cuidado integral de la salud de sus trabajadores, así como también la ejecución y cumplimiento de lo estatuido en las normas de salud y seguridad en el trabajo. A su vez el trabajador deberá velar por el cuidado integral de su salud cumpliendo con las normas, reglamentos y disipaciones.

¿Quiénes no deben realizar las pausas activas?

No podrán realizar pausas activas sin antes consultar al médico las siguientes personas:

Quienes presenten fracturas no consolidadas, hipoglicemia, personas hipertensas y personas que necesiten o requieran reposo

¿Cuál es el tiempo a emplear en la pausa activa?

Se podrá emplear un término de 10 a 15 minutos para realizar los ejercicios corporales, visuales y mentales.

Papel del profesional de la salud ocupacional en las pausas activas

El empleador deberá contar con la formación o con personal a cargo que posea los fundamentos y conocimientos idóneos de protección de la salud del trabajador en torno a la labor que desarrolla en la empresa, pues este funcionario, en representación del empleador, velará por el bienestar y la salud de cada uno de los trabajadores. De tal manera se busca garantizar el estado mental, físico y social de los empleados, mediante el desarrollo e implementación de medidas que procuren mantener la salud integral de los trabajadores teniendo como resultado el sostenimiento de un ambiente de trabajo sano y seguro.

Propósito principal

El propósito principal de la realización de las pausas activas en el trabajo es contribuir con la eliminación y/o disminución de enfermedades laborales; por ello el empleador, junto con las administradoras de riesgos laborales, deberá implementar mecanismos, políticas, dinámicas y demás estrategias que permitan mantener en condiciones óptimas la salud de los trabajadores.

Ventajas y beneficios de realizar pausas activas en el trabajo

  1. Disminuyen el riesgo de enfermedades profesionales.
  2. Favorecen el mejoramiento de la postura.
  3. Disminuyen el estrés y la sensación de fatiga (visual y corporal).
  4. Estimulan y favorecen la circulación.
  5. Mejoran el desempeño laboral.
  6. Favorecen la capacidad de concentración.
  7. Motivan y mejoran las relaciones interpersonales y promueven la integración social.
  8. Reducen la tensión muscular.
  9. Previenen lesiones como los espasmos musculares.

Fuente :https://actualicese.com

Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas. Si detecta algún error, por favor avísenos al sgsst.col.com.co@gmail.com

Añade un comentario público…

Loading Facebook Comments ...